Seguidores

viernes, 10 de mayo de 2013

EL DESPOBLADO DE BAIGORRI

Hoy a la tarde me he echado cámara al hombro dispuesto a dar un paseo y me he acercado hasta baígorri para sacar alguna foto ya que el otro día a la vuelta de la marcha de Estélla  pasamos por allí me entraron ganas de volver pues hacía años que no estaba. Un panorama desolador. Da pena que con el paso del tiempo como se ha quedado. Si en su momento alguna institución o a quien hubiera correspondido se habría hecho cargo para su conservación hoy sería un buen reclamo turístico para Lerín y la comarca dada la historia de Baigorri.
A continuación os dejo un pequeño texto de la historia de Baigorri.

EL DESPOBLADO DE BAIGORRI

Baigorri pasó de ser una próspera población a un lugar despoblado por la peste. La falta de tierras de cultivo provocó que lo principal de su riqueza se basara en la madera de sus bosques y en la ganadería. Al convertirse en un señorío del condado de Lerín, desarrollo un avance de los cultivos frente al bosque con la instalación de un grupo de colonos. Diversos hechos de armas eligieron este lugar estratégico situado en un alto sobre el río ega, entre la montaña y la ribera.
Muchas poblaciones de la edad media sufrieron la despoblación producida por la peste bubónica, más conocida como la peste negra. La terrible epidemia se adueñó de toda Europa y fue devastadora hasta conseguir extinguir pueblos enteros. Las ruinas de iglesias y palacios situadas en descampados son los únicos testigos del esplendor que aquellos pueblos tuvieron De todos los despoblados que se pueden encontrar en Tierra Estella, uno de los mas impresionantes es el de BAIGORRI, en Otéiza de la Solana. En sus comienzos fue villa de realengo y disfruto de los fueros concedidos por los reyes y confirmados por Teobaldo I. De la riqueza que debieron detentar sus vecinos no podemos tener dudas al contemplar, a través de las ruinas, la calidad que tuvo la fábrica de la iglesia parroquial. Pudo llegar a tener hasta unos 200 pobladores, pero el descenso es progresivo y rápido hasta que la princesa Doña Leonor, en 1468, lo considera como despoblado. Tras la despoblación pasó por distintas manos hasta integrarse como señorio en el condado de Lerín. Entonces se construyó un palacio y se organizo una explotación agropecuaria con colonos que dependían de la familia de la Duquesa de Alba, ya que por parentesco con Beaumónt se habían hecho con la propiedad del señorío. A pesar de su despoblamiento, su situación en un alto sobre el rio ega, y al estar en el limite entre las tierras montañosas y las llanas, le hizo ser protagonista diversas acciones bélicas.
En 1521 las tropas navarro-francesas, después de haber recuperado la totalidad del reino y conseguido la independencia de Navarra, se retiraron hacia Pamplona, tras el sitio de Logróño. El ejercito español traspasó el Ebro e inició la persecución del enemigo. A la vez necesitaba ir fortaleciendo su población para lo que precisó del control de toda la merindad de tierra Estélla. Mientras todas estas operaciones se llevaban a cabo, el grueso principal de los soldados españoles se asentó durante unos días en Baigorri.
Las guerras carlistas también encontraron en Baigorri un escenario apropiado para las batallas que se  desarrollaron en el entorno de Montejúrra y la proximidad de Estella.
Hoy las piedras, excelentemente trabajadas, se resisten a la desidia de unos y la rapiña de otros y mantienen la dignidad del lugar que fue un señorío.








                                                 Fotografía nocturna cedida por Daniel Palleres





  








































































NOCHES DE BAIGORRI

Fotografias cedidas por Daniel Pallares y Javier Larequi




                                                            La encina de baigorri




                                                                Cantando unas rancheritas
Publicar un comentario